Parashat Behar 5774

Según el Sefer haJinuj encontramos en esta Parasha siete mitzvot positivas y diecisiete mitzvot negativas. Entre las prohibiciones encontramos una fundamentada en el siguiente Pasuk:

אֶת כַּסְפְּךָ לֹא תִתֵּן לוֹ בְּנֶשֶׁךְ וּבְמַרְבִּית לֹא תִתֵּן אָכְלֶךָ    ויקרא כ”ה, ל”ז

Tu dinero no le darás en préstamo y con intereses no le darás tu alimento (Vayikra 25, 37)

 

Se trata de una compleja mitzva, con clara relevancia en el mundo contemporáneo. El escritor del Sefer haJinuj nos explica que:

שלא להלוות ברבית לישראל שנאמר -ויקרא כה לז- את כספך לא תתן לו בנשך ובמרבית לא תתן אכלך ואין אלו שני לאוין שהרבית הוא הנשך והנשך הוא הרבית וכמו שאמרו זכרונם לברכה במציעא -סא, א- אי אתה מוצא נשך בלא רבית ולא רבית בלא נשך ולמה חלקם הכתוב כלומר למה חלקם ולא כתב את כספך ואכלך לא תתן לו בנשך לעבר עליו בשני לאוין כלומר להרבות האזהרות עליו                                 ספר החינוך, מצווה שמ”ג שלא להלוות ברבית לישראל

“Que no le haga préstamos a un Israel, como está escrito (Vayikra 25, 37) Tu dinero no le darás en préstamo y con intereses no le darás tu alimento, y no son estas dos prohibiciones, pues el interés es el préstamos y el préstamo es el interés. Y tal y como dijeron Z´´l en Matzia (Babli Baba Matzia 61a) no encuentras préstamo sin interés y no hay interés sin préstamo y ¿porqué dividirlos? Esto es ¿porqué dividirlos y no escribir: tu dinero y tu alimento no le des en préstamo? Para que transgreda de esta forma dos prohibiciones, es decir, para reforzar la advertencia que le hace”. -Sefer haJinuj, Mitzva 353 Que no preste con interés a Israel-

 

Y se nos enseña que hay al menos dos tipos de intereses prohibidos: “רבית קצוצה” (en la Tora), “אבק רבית” (por nuestros Sabios). Y añade el escritor del Sefer haJinuj que hay “un tercer tipo de interés, que es inferior a estos dos primeros y éste es (en otras versiones: y estaba) permitido pues se encuentra muy alejado del interés prohibido por la Tora por lo que no hay que vedarlo, pero los Sabios fueron estrictos con este asunto y su visión era que es un endurecimiento que establece la Tora y que advierte (la Tora) repetidamente en lo referente al interés y lo prohibieron para que no engañen las personas para establecer interés, no por nada distinto -Sefer haJinuj, Mitzva 353 Que no preste con interés a Israel-

ויש רבית אחרת שהוא למטה משני אלו הראשונים והוא (והיה) מן הדין מתר לפי שהוא רחוק הרבה מן רבית האסור מן התורה עד שאין לגזר עליו כלל אבל חכמים החמירו בענין בראותם החמר שהחמירה התורה ורב האזהרות בדבר הרבית ואסרוהו כדי שלא יערימו בני אדם לטל רבית לא מפני דבר אחר                                                                                                                                                                  ספר החינוך, מצווה שמ”ג שלא להלוות ברבית לישראל

 

Con respecto al primer tipo de préstamo se nos explican tres diferentes posibilidades: “… el interés que está prohibido por la Tora. Todo el que dice a su amigo, préstame comida y te daré una pruta cada día, o treinta por mes, o más o menos, hasta que te lo devuelva. Y también cuando le dice préstame cien dinares por ciento veinte por año. Y así el que presta a su amigo monedas y hace uso por ellas de una casa o patio, que mantendrá y tomará los frutos de las mismas hasta que le devuelva sus monedas, sin que le descuente nada de este préstamo, este es el interés prohibido en la Tora.”

 רבית האסורה דבר תורה הוא כל מי שאומר לחברו הלויני מנה ואתן לך ממנו פרוטה בכל יום או שלשים פרוטות בחדש או פחות או יותר עד שאפרענו וכן כשאמר לו הלויני מאה דינרים במאה ועשרים לשנה וכן המלוה לחברו מעות ומשכן לו בהן בית או חצר שיחזיק בהם ויקח הפרות עד שיחזיר לו מעותיו מבלי שינכה לו כלום מן ההלואה זו היא רבית קצוצה האסורה מן התורה                                                                            ספר החינוך, מצווה שמ”ג שלא להלוות ברבית לישראל

Por lo tanto este tipo de préstamos se parecen a aquellos en los que alguien le presta a un amigo cuarenta euros para que este le devuelva cincuenta, estableciendo de entrada cuál será el interés a pagar por la persona que recibe el dinero. Este tipo de préstamos, “ריבית קצוצה”, se encuentran prohibidos por la Tora y el Beit Din exigirá la devolución de los intereses a la persona por parte de quien le prestó el dinero y solicitó los intereses.

Hablábamos sobre otros dos grupos de préstamos e intereses que se encuentran prohibidos por la Tora, no entraremos en detalles pues se trata de un asunto complejo pero si hemos de darnos cuenta de que todo préstamo de este tipo (con intereses) se encuentra prohibido. Ahora bien ¿qué tipo de operaciones se encuentran permitidas?

Un ejemplo las actividades permitidas, pues no responde a los parámetros prohibidos por la Tora y no existe riesgo de que llegue a vulnerarse la prohibición de prestar con interés, es cuando una persona le da a otra dinero para un negocio. En este caso quien entrega el dinero ha de explicitar que no es un préstamo, sino que el dinero se encontrará a disposición y servicio para que quien lo recibe haga negocio con ello, si bien habrá de invertirlo de la mejor forma que sea posible. Tras un periodo el dinero regresará a su dueño inicial y los beneficios serán repartidos. Si el dinero se reduce parcial o totalmente, pues no se generaron beneficios, el propietario original se hará cargo de la posible pérdida. Esta es la gran diferencia entre la “הלוואה” (préstamo) y la “עיסקא”  (negocio), además al ser un negocio y no un préstamo el dueño del dinero podrá recibir beneficios. Este sería un buen ejemplo del tipo de actividades permitidas, si bien hemos simplificado ya que la persona que recibe el dinero tiene la responsabilidad del “שומר הכסף” y como tal en caso de que el negocio fuese deficitario habrá de ser juzgada su responsabilidad por el Beit Din.

Otra perspectiva sobre este asunto, la palabra “נֶשֶׁךְ” comparte raíz con el verbo “לנשוך” que significa morder. Los seres humanos solemos alejarnos de los animales que muerden, pues son peligrosos, de esta misma forma la Tora nos advierte sobre los comportamientos con los que podríamos llegar a convertirnos en carroñeros o a practicar el canibalismo financiero, etc… Así mismo nos advierte sobre el peligro de acercarnos a este tipo de instituciones y personas y nos invita a que ante cualquier operación económica pensemos en el hecho de que somos responsables de lo que estamos solicitando o entregando y de las condiciones que estamos dispuestos a imponer o aceptar, si bien dicha responsabilidad (cuando somos la parte solicitante) no es exclusivamente nuestra.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: