Una propuesta para Sefirat haOmer: Lectura familiar de Pirkei Avot previa a la Cuenta del Omer.

En las comunidades de tradición Sfaradi así como en las comunidades de tradición oriental un capítulo de Pirkei Avot es leído cada semana en Shabat desde Pesaj hasta Shavuot. Si bien leemos en nuestras comunidades un capítulo por semana tal vez podremos llevarlo también a nuestras casas y compartirlo con todos los miembros de nuestra familia.

Os propongo una lectura diaria a lo largo el Omer para potenciar y explorar la sensación de evolución y maduración de cada uno de los miembros de la familia ante los nuevos retos y circunstancias de sus vidas. Así mismo tendréis la oportunidad de explorar la ética Judía con respecto a un número importante de asuntos y una situación en la que explorar tus propias perspectivas, relaciones y sentimientos dentro del núcleo familiar.

 

-¿Cómo hacerlo? Cada noche antes de hacer la cuenta del Omer los miembros de la familia se reunirán y leerán dos pesukim de Pirkei Avot. Es muy importante que se lean en orden y que tras la lectura de cada uno de ellos se permita e incluso incite a cada miembro de la familia a expresar sus pensamientos y emociones con respecto a lo que han escuchado. Una vez concluida la sesión de estudio y reflexión familiar todos se ponen en pie y realizan la cuenta del Omer.

Es importante tener en cuenta que no será posible concluir toda la lectura en un año por lo que una de las personas deberá ser la responsable de recordar al grupo familiar o de amigos al año siguiente en qué lugar se encontraban. Tal vez esta puede ser una oportunidad para otorgarle una tarea al más pequeño de la casa o bien al futuro Bar Mitzva o a la Bat Mitzva.

 

-Algunas recomendaciones:

1 Es recomendable que el momento en el que se realizará la actividad sea parte de una rutina diaria, otorgando la solemnidad necesaria al hecho y propiciando que la presencia de los “participantes” sea la más adecuada posible.

2 La actividad será una oportunidad para desarrollar la escucha y la empatía entre los diferentes miembros de la familia. Quien modere la conversación habrá de ayudar a aquellos que aún no tienen las habilidades o bien no comprenden aun el significado de todo lo que se está hablando actuando como un facilitador.

3 Resultará imprescindible que los padres o adultos responsables preparen el contenido y sean capaces de ayudar a los pequeños y adolescentes a buscar el significado sin darles las respuestas y pensando en el punto de partida más elemental y en el del resto de los miembros del grupo.

4 El moderador habrá de ser flexible y desarrollar diferentes roles durante la dinámica sabiendo cuándo ha de preguntar y cómo, así como cuándo ha de permitir hablar libremente o cuándo ha de posponer un asunto.

5 Será importante abrir un espacio para que todos puedan expresar qué han entendido de lo que los demás han dicho, otorgando de esta forma una oportunidad para reordenar los propios sentimientos y los sentimientos ajenos.

6 Ante cualquier duda o situación confusa resultará recomendable consultar con una persona que tenga los conocimientos y habilidades necesarias para explorar el asunto que no pueda ser clarificado, tal vez esta sea una oportunidad para abrir una línea de conversación y acercarte a estudiar con el Rabino de tu comunidad o bien para establecer una red de estudio con otras personas.

¡Mucha suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: