Parashat vaYetze 5774.

Continúa Yaacob su travesía y evolución, su proceso de crecimiento personal y en “cierto lugar” reposó durante la noche y “soñó con una escalera apoyada en la tierra y que llegaba su otro extremo hasta el cielo” (Bereshit 28, 10-15).  Tras su sueño despierta Yaakov y afirma que en dicho lugar se encuentra la “puerta de los cielos” (Bereshit 28, 17). Tanto Rashi como Maimónides se encuentran de acuerdo en el hecho de que este lugar era un lugar a través del que la Tefilá asciende, y ambos hablan sobre el Beit haMikdash desde donde los sacrificios y las tefilot ascendían.

  וזה שער השמים – מקום תפלה לעלות תפלתם השמימה, ומדרשו שבית המקדש של מעלה מכוון כנגד בית המקדש של מטה  -רש”י בראשית כ”ח, י”ז-

כי אם בית אלהים וזה שער השמים – הוא בית המקדש שהוא שער לעלות משם התפלות והקרבנות לשמים -רמב”ן בראשית כ”ח, י”ז-

En nuestro tiempo ya no hay Beit haMikdash, sin embargo nos encontramos en torno a nuestras Kehilot que son Batei haKeneset, Batei Midrash y Batei Tefilah (casas de reunión, estudio y oración). En otro tiempo era muy extendido el uso del concepto Kehilat Kodesh para nombrar a cada una de las comunidades Judías, denotándose a través de este nombre la importancia del “Mikdash meat”, que es como se describe también a cada Beit haKeneset en nuestra tradición.

Rambam nos enseña en Hiljot Beit haBejira que está prohibido eliminar incluso una sola piedra de las diferentes partes del Beit haMikdash.

  וכן הנותץ אבן אחת מן המזבח או מכל ההיכל או מבין האולם ולמזבח, דרך השחתה לוקה, שנאמר  וניתצתם את מזבחותם . . . לא תעשון כן, לה’ אלוהיכם דברים י”ב, ג-ד -רמב”ם, הלכות בית הבחירה פרק א, יט-

Y hoy esto es aplicable también al “mikdash meat”, esto es a nuestras comunidades. Y ¿De qué se encuentran compuestas nuestras kehilot en este tiempo? Principalmente de personas. Es por ello que ninguna persona puede ser excluida ya que si obramos de esta manera estaremos destruyendo parte de la red social que compone este “lugar” especial.

En múltiples ocasiones la voz de las mujeres es silenciada, de forma activa o no. A veces escuchamos decir “en nuestra comunidad esto no pasa”, pero sin embargo la realidad se impone y tratar de evitar o silenciar el error no va a solucionar la situación. Las mujeres son al menos un cincuenta por ciento de los miembros de nuestras Kehilot, compañeras en su construcción y mantenimiento, cuando silenciamos sus voces perdemos al menos la segunda “ק” (Kodesh) de ese hermoso concepto “ק”ק” (Kehilat Kodesh).

Tal y como ocurre en el nuestro mundo, también en el texto de la Torah en muchas ocasiones no escuchamos las voces de las mujeres, sin embargo en otras ocasiones sí podemos escucharla mientras oran, negocian o, por ejemplo en nuestra Parashá, cuando Raquel y Lea dan nombres a sus hijos (Bereshit 29,32-30,24). Es importante que estemos predispuestos a escuchar las voces de las mujeres para que tal y como decía Nelson Mandela: “el opresor” pueda “ser liberado, igual que el oprimido”.

אשרי יושבי ביתך  -תהלים פ”ד ה’-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: