Parashat Truma 5774.

Parashat Truma, la porción que leemos esta semana, contiene las instrucciones y detalles para la construcción de un elemento central de nuestra tradición: el Mishcan. Se trata del lugar en el que reposa la “Presencia Divina” (שכינה) y por tanto tiene una especial importancia. El escritor del Sefer haJinuj por su parte, identifica en estos psukim la mitzvá de construir un lugar en el que realizar los sacrificios y al que el pueblo habrá de peregrinar en los festivales indicados tres veces por año (Sefer haJinuj, Parashat Truma, Mitzva 95).

Sabemos que para la construcción del Mishcan se siguieron los pasos adecuados. En primer lugar había un plan y un diseño, establecidos en esta parasha, en segundo lugar se procedió a la búsqueda y recopilación de los recursos necesarios para su construcción y finalmente fue construido e inaugurado. En realidad el texto de nuestra Parasha comienza precisamente con el planteamiento de cuál ha de ser el origen de los materiales y se plantea el concepto “תרומה”, una pista clara de que todos los elementos han de ser donados. Sin embargo detengámonos por un momento a analizar todo el pasuk para que podamos extraer otras conclusiones:

דַּבֵּר אֶל בְּנֵי יִשְׂרָאֵל וְיִקְחוּ לִי תְּרוּמָה מֵאֵת כָּל אִישׁ אֲשֶׁר יִדְּבֶנּוּ לִבּוֹ תִּקְחוּ אֶת תְּרוּמָתִי –שמות כ”ה, ב’-

Ante todo la instrucción es dada a los hijos de Israel (דבר אל בני ישראל) a quienes se pide que recojan las donaciones (וְיִקְחוּ לי תרומה), pero se establece una clara condición: habrán de ser las de aquellos que las entreguen de corazón (מאת כל אִישׁ אֲשֶׁר יִדְּבֶנּוּ לִבּוֹ).

Rashi afirma que la expresión “יִדְּבֶנּוּ לִבּוֹ” hace referencia a la buena voluntad de la persona que la entrega.

ידבנו לבו – לשון נדבה והוא לשון רצון טוב פרישנ”ט בלעז  -פירוש רש”י שמות כ”ה, ג’-

 Por su parte Sforno refuerza esta idea en su análisis de “מֵאֵת כָּל אִישׁ” afirmando que se hace referencia a las personas que entreguen por voluntad propia, y no otras.

מֵאֵת כָּל אִישׁ – צִוָּה שֶׁלּא יִגְבּוּ בִּזְרועַ כְּעִנְיַן שֶׁמְּמַשְׁכְּנִין עַל הַצְּדָקָה אֲבָל יִגְבּוּ מִן הַמִּתְנַדְּבִים בִּלְבָד –פירוש ספורנו כ”ה, ג’-

Una planificación previa y la voluntad individual se combinan en esta fórmula de la que resultará la construcción del Mishkan, si alguna de ambas se encontrase ausente el resultado no sería el mismo.

Si no hubiese una planificación es posible que lo recaudado no se gestionase correctamente o simplemente tal vez nadie se plantearía crear un fondo común. Si no se contemplase el factor de la voluntariedad, las personas implicadas tal vez no tendrían motivación para encontrarse en este grupo de donantes, sino que más bien serían individuos obligados a entregar materiales o cantidades de dinero.

Un pueblo unido, construyendo su futuro y su identidad. Cada uno participa en la medida de su voluntad y capacidad, tal vez a lo largo de su existencia, en distintos momentos, cada uno de los individuos deseará o podrá aportar diferentes cosas o distintas cantidades. Esto será posible exclusivamente si el individuo se siente vinculado de forma voluntaria y no forzado. Como dijo el profeta: “לֹא בְחַיִל וְלֹא בְכֹחַ” (Zjaria 4, 6), nadie puede o debe ser forzado a pertenecer a un grupo, o bien a realizar una acción que no surge de su voluntad. Así lo aprendemos de esta parasha, en la que se explican multitud de detalles y se enumeran los elementos del Mishkan, no se deja nada sin concretar incluso el carácter de la participación de cada individuo en el objetivo colectivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: