Jaye Sara 5774

El pasado y el futuro se encuentran enlazados a través del presente. De esta forma se nos muestra en la parasha que leemos esta semana en la que somos testigos de la despedida de Sara y la construcción de una nueva pareja la de Yizjak y Rivka.

Tras el fallecimiento de Sara, Abraham envía a su siervo más antiguo, quien según el midrash se llamaba Eliezer, a buscar una compañera para Yitzjak (Bereshit 24, 1-9). Así mismo se encarga Abraham de asegurarse de que Eliezer busque en un entorno “adecuado”, encontrándose allí Eliezer con Rivka y siendo sorprendido muy positivamente por las excepcionales cualidades de la joven.

Finalmente Yitzjak y Rivka se encuentran y parece que el amor surge rápidamente entre ellos (Bereshit 24, 62-67), complementándose y comenzando la construcción de su familia. Tal y como sucede con mucho de lo que respecta a Yitzjak, es un misterio cuáles fueron las cualidades que provocaron este profundo enamoramiento, lo que si podemos saber es que parece ser inmediato e intenso. La tradición nos enseña que cuarenta días antes de la concepción de la persona es determinado quién será su zivug (su pareja).

והאמר רב יהודה אמר רב ארבעים יום קודם יצירת הולד בת קול יוצאת ואומרת: בת פלוני לפלוני
סוטה ב,א

שעת העיבור היא השעה הראויה לקביעת בת זוגו של האדם, כיון שבשעה זו נקבע צורתו הגופנית של העובר: עני או עשיר, גיבור או חלש, חכם או טיפש – ע”פ נדה טז,ב-

Si bien nuestros jajamin dan por cierto que cada persona tiene una “pareja ideal” también eran conscientes de que “más difícil es encontrar el zivug de la persona que la partición del mar Suf” (Sota 4, 2).

קשה זיווגו של אדם כקריעת ים סוף  -סוטה ד,ב-

El hecho de encontrar el “alma gemela” es descrito en nuestra tradición como un gran milagro, como un gran regalo que le es concedido a la persona. Y tan importante como encontrarlo es saber gestionar la relación y comenzar a crear un camino conjunto. Para ello es imprescindible el acuerdo y sobre todo saber alimentar el amor a través del respeto y la experiencia conjunta y cooperativa. Este camino común ha de comenzar con el pleno consentimiento por parte de ambas partes, tal y como los familiares de Rivka le preguntaron si consentía marcharse con el siervo de Abraham (Bereshit 24, 57-58). Así mismo ambos miembros de la pareja necesitarán contar con el apoyo de su entorno, familiares y amigos, y habrán de encontrar también la fórmula más adecuada para simbolizar su unión y hacerla pública, para lo que además será imprescindible que establezcan cuáles serán las bases de su convivencia, el tipo de educación que querrán transmitir a sus hijos, etc…

Todas estas reflexiones, negociaciones y acuerdos habrán de culminar finalmente en una unión que sea adecuada a la pareja y en la que la pareja y sus familias se sientan identificadas. Es nuestra obligación colectiva facilitar que todos aquellos que encontraron su “zivug” puedan formalizar y hacer público su compromiso, debemos buscar y crear los espacios en los que cada una de dichas parejas encuentre su lugar dentro de la comunidad y no fuera de ella, para que seamos capaces de sumar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: