Parashat Ekev (Devarim 7:12 – 11:25).

פרשת עקב               דברים ז:יב -יא:כה

5771

‘וְהָיָה עֵקֶב תִּשְׁמְעוּן, אֵת הַמִּשְׁפָּטִים הָאֵלֶּה, וּשְׁמַרְתֶּם וַעֲשִׂיתֶם, אֹתָם וְשָׁמַר יְהוָה אֱלֹהֶיךָ לְךָ, אֶת הַבְּרִית וְאֶת הַחֶסֶד, אֲשֶׁר נִשְׁבַּע, לַאֲבֹתֶיךָ’ (דברים ז,יב).

“Y por lo tanto, si escucháis estos preceptos y los guardáis, el Eterno tu D-o cuidará el pacto y te otorgará Su merced, conforme a lo que juró a tus antepasados” (Devarim 7:12)

De esta forma comienza nuestra Parashá de la semana, enunciando primero en plural al decirnos: “si escucháis” y pasando a una forma singular, cuando nos dice: “te otorgará”. ¿Cuál es el motivo de este cambio? Una de las interpretaciones tradicionales indica que el significado de este cambio es que cada persona se involucra en el estudio de la Torah en la medida de sus posibilidades, pero luego recibe la recompensa en función de su evolución, desde el propio punto de partida. Sin embargo también podríamos contemplar en esta enunciación un recordatorio claro sobre nuestra responsabilidad y participación en la sociedad en que nos encontramos integrados.

Todas y cada una de las personas nos hallamos inmersos en sociedades complejas, en grupos humanos diversos y dinámicos. Las sociedades son construidas por sus integrantes a través de sus interacciones, demandas y respuestas a las necesidades propias y ajenas. Dentro de esta realidad el resultado de los comportamientos, en su conjunto, se traducirá en una serie de resultados que afectarán a cada persona individualmente y, de nuevo, a la colectividad.

Por ejemplo, si pretendemos construir una sociedad en la que impere la paz, en la que el Tikun Olam sea auténticamente el objetivo; entonces cada uno deberemos comprometernos en este empeño. Al caminar por la calle, al hablar con las personas que nos encontramos y al educar a quienes nos rodean, incluidas nuestras hijas e hijos. De nada sirve que nos carguemos de buenas intenciones si después, en nuestra acción cotidiana, extendemos el odio, la incomprensión o si nos abandonamos a la violencia gratuita contra otras personas. Como dice el refrán: “El movimiento se demuestra andando”.

La observancia de las mitzvot, tal y como se indica en el comienzo de nuestra porción de estudio, tendrá una gran relevancia en la consecución de un mundo en el que cada individuo pueda disfrutar de “Su merced”. Una sociedad en la que impere la justicia habrá de proteger a sus integrantes más vulnerables, etc, pero para llegar a esta situación habrá de hacerse consciente de las carencias y necesidades de estos.

En nuestra Parashá encontramos una mitzvá que a veces podría llegar a parecernos que no tiene una conexión directa con el mundo de lo humano, se trata de la obligación de bendecir en las comidas, el Birkat haMazon. Dice nuestro texto: “Cuando hayas comido y te hayas saciado, bendecirás al Eterno tu D-o por la buena tierra que te ha dado” (Devarim 8:10). Damos de esta forma gracias por la vida que se nos ha dado y se nos da; pero ¿cuál es el motivo por el que se nos indica que deberemos bendecir por la tierra que hemos recibido?

Una de las claves para responder a esta pregunta la encontramos en los pesukim que preceden a este segmento (Devarim 8:1-9). En ellos además de realizar un pequeño repaso del recorrido del pueblo hasta su entrada en la tierra de Israel, también se describen todos los aspectos positivos de esta, llamándosenos la atención sobre todo aquello que tenemos y disfrutamos. La acción de bendecir, en ocasiones, puede convertirse en un ritual repetitivo y automatizado, pero si realmente lo hacemos con cavaná, entonces seremos más conscientes de todo aquello que nos es provisto y, también, de las carencias que padecen otras personas que viven cerca de nosotros. La bendición no ha de convertirse nunca en una repetición sin sentido de algunas fórmulas ya establecidas, sino en un auténtico agradecimiento y toma de conciencia de la existencia propia y ajena. Si lo hacemos de esta manera, podremos construir una sociedad en la que todos nos sintamos receptores de la “merced” de la que nos habla el primer pasuk de nuestra sección semanal.

Eliyahu Peretz del Campo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: