Parashat Sheminí (Vayikra 9:1– 11:47).

פרשת שמיני        ויקרא ט:א- יא:מז

 5771

La porción que estudiamos esta semana comienza con el fin del periodo de ocho días establecido para la consagración de Aarón y sus hijos. Se nos relatan los sacrificios y acciones prescritos y realizados en aquella jornada. Sin embargo, el día de la inauguración del Mishkan, un momento de alegría y celebración, se torna en dolor cuando Nadav y Avihu, dos de los cuatro hijos de Aarón, penetran en el Kodesh haKedoshim y ofrecen su incienso, que es descrito en la Torah como “fuego extraño”, como resultado de esta acción ambos son eliminados (Vayikrá 10:1). Ellos asumieron que aquel acto era positivo, pero no habiendo sido llamados a ello, su acción se convirtió en un terrible error. Acontecido esto, Moshé les pide a Aarón y sus hijos supervivientes que guarden orden y silencio. Rashi nos explica que gracias a ese “mérito”, Aarón fue honrado y pudo escuchar una ley destinada a los Cohanim directamente (Vayikrá 10:8-9).

La Parashá continúa con la descripción de los sacrificios inaugurales y la última sección (Vayikrá 11:1-47) se destina a las bases del Cashrut, nuestro código alimentario. Obtenemos detalles sobre las características de los animales puros y los que no lo son. Existen muchas discusiones y estudios sobre si los signos descritos definen la pureza o impureza de un animal, hecho que posee importantes implicaciones, aunque en esta ocasión no las abordaremos.

Regresemos al hecho trágico sucedido durante la inauguración del Mishkan. Las tragedias suceden, desgraciadamente no podemos controlarlas, y no podemos saber a quienes afectarán. En nuestra porción, la tragedia toca a Aarón, el Cohen haGadol, ya que sus dos hijos fueron consumidos por el fuego mientras ofrecían aquella ofrenda no establecida. Moshé debe enfrentarse en este momento a una situación dura, a ofrecer consuelo a su hermano en un instante de gran dificultad. Estas palabras de Moshé han sido empleadas para dar consuelo a lo largo de muchas generaciones (Vayikrá 10:3).

La tradición afirma que Nadav y Avihú, los hijos de Aarón, eran dos hombres justos, sin embargo podemos leer lo que les sucedió  y plantearnos ¿por qué? Parece ser, según aclara el Midrash, que ellos podrían haber sido los siguientes líderes del pueblo. Se plantea la posibilidad de que pensasen en la proximidad de la desaparición de Moshé y Aarón, casi llegando a desearla para así alcanzar el puesto del que confiaban ser merecedores, lo que revela una cierta falta de humanidad. También se ha interpretado que pudieron hacer su propia lectura del segmento en el que se dice que “los hijos de Aarón pondrán fuego sobre el altar” (Vayikrá 1:7), sin consultar a Moshé ni a Aarón, e incluso sin consultarse entre ellos. Otros hechos incorrectos se les atribuyó tradicionalmente a Nadav y Avihú, como el beber vino para hacer más intenso su disfrute de la inauguración, no haber vestido el manto del gran sacerdote para entrar a realizar su ofrenda, que no realizaron el lavado de manos y pies antes de entrar en el Mishkán, o que no se casaron y decidieron esperar a que las mujeres de sus hermanos, Elazar e Itamar, diesen a luz a otras mujeres con las que casarse, pues pensaban que esto haría que su descendencia fuese más ilustre, pensamiento que la propia tradición condena afirmando que este hecho fue castigado.

Sean cuales fueran las razones secundarias, o enmascaradas, que motivaron este castigo, el hecho es que un claro exceso en el servicio, aun llevado a cabo por dos personas de alto valor espiritual, es condenado en nuestra Parashá, reafirmando una de las enseñanzas de la Parashá Tsav, que leíamos la pasada semana, pues si bien resulta imprescindible que confiemos y nos dediquemos al “servicio” (en este caso en el Templo), un exceso en estas acciones puede llegar a limitar nuestra capacidad para abarcar todos aquellos otros aspectos que demandan también un espacio en nuestras existencias.

Eliyahu Peretz del Campo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: