Parashát Ha-Azinu (Devarim 32).

פרשת האזינו      לב

Shabat HaAzinu, 5770

Nos encontramos en el primer Shabat del año que, además, antecede a Iom Kipur. Este Shabat, denominado Shabat Teshuvá, nos ayuda a prepararnos para el día más trascendental del ciclo, el día en que el la tradición afirma que seremos perdonados e invitados a retornar, a volver.

Lo más importante de todo es que en el Judaísmo para efectuar el mencionado “retorno” no necesitamos intermediarios y este, a mi parecer, es un aspecto fundamental ya que nos coloca en una posición de responsabilidad absoluta frente a todo aquello que hemos hecho y nos ha permitido que abordásemos el trabajo preparatorio para este momento de forma consciente y activa. Hablábamos en diferentes ocasiones sobre la importancia que tiene el mes de Elul y sobre el hecho de que hemos de ser conscientes del posible daño que hemos causado a otras personas, también sobre la importancia de disculparnos y compensar en la medida de lo posible este perjuicio.

La Parashát Ha-Azinu nos recuerda todo esto. Su estructura es peculiar, pues se encuentra escrita en forma de canción con dos columnas en la mayor parte de su extensión. Comienza Moshé convocando a los cielos y la tierra, uniendo lo superior y lo inferior, para que sean testigos de lo que narrará. Entonces Moshé inicia su relato sobre cómo una y otra vez nos apartamos del camino adecuado, de cómo cometemos errores al olvidar lo realmente importante: “Pero Jesurun, al engordar se encabritó. Al cubrirse de gordura, abandonó a su Creador y se olvidó de la Roca de su salvación” (Devarim 32:15). Muchas veces a lo largo de nuestras vidas dejamos de ser conscientes de nosotros mismos, nuestros “éxitos” personales y profesionales nos pueden llegar a generar una sensación de desorientación, al olvidarnos de quiénes somos nos cegamos y nos separamos de lo verdaderamente importante.

Continúa la Parashá enumerándonos una vez más los sucesos que han de acontecer si nos “apartamos”, si erramos. Sin embargo, como ya sabemos, siempre es posible el retorno y este es un mensaje que Moshé quiere transmitir a todas las generaciones.

Eliyahu Peretz del Campo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: