Parashát HaAzinu (Devarim 32)

פרשת האזינו        דברים  לב

Shabat Shuva, 5772

Ante la evidencia de que de nuevo volveremos a caer o, en otras palabras, transgredir, Moshe entona el cántico contenido en nuestra Parashá. Comienza el profeta nombrando como testigos a los cielos y la tierra (Devarim 32:1). Nos explica Rashi que Moshe, siendo consciente de que la existencia humana es temporal, decide buscar unos testigos que permanecerán eternamente, en lugar de nombrar otros que no pudiesen perpetuar dicho testimonio. Las personas nos equivocamos (Devarim 32:5), por supuesto esto nos incluye también a los miembros del pueblo de Israel (Devarim 32:6). Transgredimos, ya sea por olvidar nuestro código ético o bien por desconocer los aspectos relativos a nuestras leyes (Devarim 32:15). Sin embargo siempre podemos rectificar y retornar: “Adonai hará justicia a Su pueblo y se apiadará de él cuando haya agotado Sus castigos” (Devarim 32:36). Precisamente todo esto es lo que Moshé quería que no fuese olvidado: erramos en nuestras vidas pero que siempre podemos enmendar dichos fallos.

Nos encontramos, una vez más, ante el binomio premio/castigo (Devarim 32:45-47), ante la elección entre la vida o la muerte. Siendo conscientes de que, si bien es sabido que podemos llegar a transgredir, deberemos ser proactivos, estudiar y aplicar lo aprendido para evitar en la medida de lo posible cometer errores que dañen a otras personas y/o a nosotros mismos. Precisamente esta Parashá coincide con el “Shabat Shuvá”, que se encuentra entre Rosh HaShaná y Iom Kipur, y que recibe su nombre de la Haftará que leeremos. Al comienzo de la mencionada Haftará Hosea exclama: “Vuelve-שׁוּבָה-,Oh Israel, a Adonai tu Dios” (Hosea 14:2), lo que constituye una clara invitación a arrepentirnos, reparar y retornar.

Tal y como se recoge en el Kitzur Sulján Aruj: “En Shabat Shuvá, el Maftir lo habrá de leer una persona importante” (Siman 130, Din5). Y ¿qué quiere decir importante? En nuestra tradición encontramos referencias a grandes de todos los tiempos, algunos eran económicamente poderosos y muchos otros no, todos ellos tenían en común que en algún momento erraron, pero aún así continuamos considerándolos personajes importantes. Por lo tanto una persona importante no será aquella que no transgrede, pues todos transgredimos en algún momento, tampoco la riqueza engrandece a la persona. Lo que les hizo grandes tal vez fue que supieron corregir sus errores, tal vez no todos pero si algunos, o que los reconocieron y superaron. Por lo tanto la persona importante de la Kehilá, que menciona la tradición, habrá de ser aquella que pueda leer la “invitación” a retornar, conociendo este hecho y convirtiéndose en un modelo para el resto de los miembros de la Kehilá.

No es sencillo comportarse continuamente de forma adecuada, pero siempre tendremos la posibilidad de volver a comenzar, reparando lo hecho y comprometiéndonos firmemente a no repetir nuestra transgresión. En algunos momentos nos podemos decir a nosotros mismo que es demasiado tarde y que no podemos cambiar, pero aún entonces estamos a tiempo. No existe edad en la que la persona no pueda cambiar, así nos lo recuerda Maimónides, el otro Moshe, en su libro Mishne Torah (Halajot de arrepentimiento 2;1), e incluso refuerza su argumento con una cita de Kohelet: “Mientras no obscurezca el sol y la luz de la luz de la luna y las estrellas y no se recojan las nubes después de la lluvia” (Kohelet 12:2). Hasta el último día podremos renovarnos y en dicha renovación no tiene cabida el sentimiento de culpa, pero el propósito de no reincidir deberá ser firme ya que: “Todo el que se confiesa, pero en su corazón no está decidido a abandonar –su transgresión-, es sabido que es como el que se sumerge –en el mikve para purificarse- con inmundicia en su mano. De nada servirá la inmersión hasta que no arroje la inmundicia” (RamBaM, Mishne Torah, Halajot de arrepentimiento 2;3).

 

שׁוּבָה, יִשְׂרָאֵל, עַד, יְהוָה אֱלֹהֶיךָ

הוֹשֵׁעַ  יד, ב

 

Eliyahu Peretz del Campo

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: